¿Qué es el interiorismo?

espacio de salón en color blanco, con sofá gris y cojines rojos, mesa latral negra.

Te has parado a pensar qué es el interiorismo y que puede hacer un interiorista o arquitecto de interiores por ti. Hoy te explicamos estos dos conceptos para darte la máxima claridad sobre un servicio que te puede ayudar a potenciar al máximo tu vivienda y ahorrarte algún que otro dolor de cabeza.

El interiorismo Según la RAE es el arte de acondicionar y decorar los espacios interiores de la arquitectura. 

Según el diccionario de arquitectura, el interiorismo es la actividad profesional de diseño orientada a procurar la más idónea resolución del entorno habitable del hombre, mediante la aplicación de determinados elementos y normas básicas de diseño; técnicas funcionales, estéticas, ambientales, psico-sociales, sensoriales, económicas y legales, con objeto de mejorar la calidad de vida de los usuarios.

espacio de salón en color blanco, con sofá gris y cojines rojos, mesa latral negra.
interiorismo en salónes minimalistas

Interiorismo, cómo lo ven los usuarios

Esta era una pregunta bastante frecuente que estaba en el aire cada día. Cuando comenzamos nuestra andadura en Estudio Con_c, nuestro entorno también nos hacía la misma pregunta, aunque más bien, la pregunta era otra, ¿el interiorista es lo que se conoce como decorador? Nuestras caras eran un poema, aunque entendíamos que no todo el mundo tiene porqué saber en qué consiste. Nos preocupaba que nuestros amigos y nuestros clientes no lo tuviesen claro, era muy inquietante… Por todo ello hemos querido aportar esta explicación y recopilar algunos conceptos que entran el mundo del diseño de interiores.

1. Un interiorista no es un decorador

Empezaremos remarcando lo que no es y así será más fácil de comprender. El interiorista no es un decorador, pero sí debe tener las nociones suficientes de estética y gusto propio para el empleo adecuado de elementos decorativos. 


El interiorista cómo actividad fundamental analiza los espacios y las necesidades de las personas que los habitan o los habitarán para buscar soluciones y ofrecer las mejores condiciones de habitabilidad de un ambiente. La distribución es una parte imprescindible a tener en cuenta, y es donde interviene el espacio disponible, la iluminación, el mobiliario, los colores, incluso la sostenibilidad de los espacios.

2. Técnica y funcionalidad

El diseñador de interiores va más allá, aprende a apreciar el espacio y a entender al cliente (muchos pasan a ser grandes amigos) atendiendo a diferentes parámetros técnicos y funcionales. Un espacio puede ser lo más impactante que puedas imaginar, pero si no cumple las dos normas fundamentales del interiorismo no sirve para mucho.

El diseño debe de tener una funcionalidad clara que aporte comodidad, confort y personalidad. Y, por otro lado, la clave está en llevar a cabo un proyecto con las técnicas adecuadas y con los mejores acabados. Y por supuesto, si la estética acompaña, el resultado será óptimo.

chica trabajando en un ordenador, tiene muestras de materiales
trabajo de interiorismo para un proyecto

Actividades de un interiorista

Las tareas que se llevan a cabo en el proceso creativo son múltiples, cito algunas y espero no olvidarme de ninguna. 

La medición y el bocetado del espacio

Se hace en la primera toma de contacto, a partir de ahí se estudian los intereses del cliente y lo que te proporciona el propio espacio para que la creatividad y la imaginación confluyen con la funcionalidad, la adaptabilidad, la estética y la solución a cada tipo de inconveniente o problema.
La combinación de elementos para un profesional del interiorismo es fundamental para poder contar una historia que englobe a todo el espacio, tanto interior como exterior. Es la finalidad de un interiorista y para ello tiene que comunicarse con diferentes elementos de iluminación, mobiliario, textiles, materiales para revestimientos y pavimentos, etc.

plano con distribución de una vivienda

Planos, infografías y renders

No nos olvidamos de una parte fundamental para una perfecta distribución, ejecución y acabado del proyecto, cómo es la realización de planos, infografías y renders, indispensables para el entendimiento del proyecto, la visualización y la dirección de obra.

espacio de un salón con sofá en el centro sillones blancos en el lateral y mesa al fondo.
Interiorismo salón

Te encantará saber cómo hacer la medición y el bocetado de tu propia casa

El objetivo

El principal objetivo es mejorar la calidad de vida de los usuarios, tanto de viviendas como en locales comerciales, de ocio o institucionales, los conocidos como interiorismo retail y contract que más adelante hablaremos sobre ellos

Ejecución y dirección de obra

El interiorista conoce el proyecto desde el inicio; su distribución, acabados, puntos clave para la realización. El puede llevar la dirección de obra, marcando el trabajo seguido en cada fase junto al equipo encargado de llevarla a cabo.

Una nueva idea

En resumen, el diseño de interiores verifica la funcionalidad de la estructura y eficacia del espacio, mientras que el decorador sólo se encargaría de la decoración.

¿Conocías la diferencia entre un decorador y un interiorista?

Esperamos que este artículo te haya podido ayudar a la hora de decidir si contratar a un interiorista para un proyecto en concreto y en qué aspectos te puede ayudar.