Consigue un dormitorio de diseño en 6 pasos

cama en tonos grises y cabecero con papel pintado con formas vegetales

Sabemos que el dormitorio es una de las estancias más necesarias de nuestra vivienda, pasamos una media de entre 20 y 25 años durmiendo durante toda nuestra vida y lo cierto es que para favorecer el descanso es necesario seguir una serie de pautas para que nuestra habitación respire tranquilidad, pero también elegancia y sofisticación.

Hay formas de conseguir un dormitorio de diseño, en este post te las contamos. Toma buena nota de estos 6 pasos para tener un dormitorio de revista.

Antes de empezar estos 6 pasos

Tienes que saber que el dormitorio no necesita ceñirse a unas medidas concretas como otros espacios de nuestra vivienda, pero aun así te interesa conocer estas directrices para que resulte lo más armonioso y práctico posible.

Para que el espacio no parezca cargado, la cama debe guardar dimensiones que se ajusten al tamaño de la habitación. Siempre digo que el mobiliario debe ser dimensionado de acuerdo al espacio.

Es importante que quede un paso cómodo para poder movernos. La mínima medida sería dejar unos 70 cm de paso entre la cama y cualquier pared, ya sea la de los laterales como a los pies de la cama, intentando ser uno de los lados laterales de mayor dimensión.

Los 6 pasos claves

1. El elemento estrella

Volviendo al punto anterior lo principal es escoger una cama de proporciones adecuadas para el espacio de nuestra habitación. 

La altura de las camas varía un poco entre fabricantes y modelos. Se suele decir que 55-60 centímetros es una altura cómoda para la cama, pero si quieres sentarte cómodamente en el borde, 45-50 centímetros sería más adecuado.

En cuanto al diseño de la cama, la pregunta sería ¿Necesito almacenaje extra? para ello es interesante colocar un canapé, sino es el caso, una cama con patas aportará un toque más sofisticado y ligero a la habitación.

dormitorio con cama madera negra y cómoda blanca

Foto mobiliario de proveedor/fabricante

2. Pared frontal

La pared del cabecero debe de destacar en relación a las otras, para ello puedes jugar con un bonito papel pintado a la línea del estilo deseado, elementos con relieve, entre otras soluciones que ofrece el mercado.

Reforzar esta pared con el cabecero, ya que es unos de los elementos estrella. Apuesta por un cabecero prominente. Siguiendo con el modelo de los hoteles apoya un par de almohadas contra el cabecero en lugar de ponerlas tumbadas sobre la cama. Esto suele exigir que el cabero asome por encima de las almohadas. ¡Cuánto más alto el cabecero, más chulo suele quedar el resultado final!

Con_sejo;  El cabecero sea integrado o independiente debe sobresalir por lo menos 20 centímetros en relación al colchón.

3. Minimiza las impresiones

El orden es lo que finalmente definirá tu dormitorio, piensa en el ruido visual, ya que cuando vamos a dormir lo que menos queremos es ver muchos objetos del día a día que molesten a la vista, guarda lo que no necesites tener a mano y deja lo imprescindible a la vista; despertador, pequeña decoración..

Si te hace falta almacenaje escoge mesillas grandes, arcones o una cómoda. Pero si no necesitas mucho espacio, puedes elegir mesillas tipo mesa, redondas, cuadradas, o tipo nido (una dentro de otra) No es raro encontrar mesitas asimétricas como alternativa al clásico juego de mesitas.

Detalle cabecero de cama tapizado con lámpara de lectura en color negro y mesita redonda madera y blanca

4. La iluminación

Este elemento podrá hacer que tu dormitorio se convierta en todo un lujo. Las lámparas de noche pueden ir suspendidas del techo o incluso a modo de aplique. Es importante que identifiques tus hábitos, si sueles leer en la cama o no y desde aquí plantear que lamparitas de noche colocar.

Con_sejo; si vas a leer en la cama procura que la lámpara se pueda ajustar tanto en vertical como en horizontal

5. Elección cromática

El dormitorio es lo último que vemos al final del día y lo primero al despertar; por lo que necesitamos acompañar estas experiencias cotidianas con sensaciones de calma, pero también de vitalidad.

Una buena apuesta es usar colores suaves y sosegados como los azules, verdes, rosas, cremas y grises pálidos.

Puedes mezclar varios colores, matices o tonos en los detalles para brindar un efecto distinto, añadiendo notas de color  y darle profundidad.

6. La mejor base

Para conseguir una cama de revista, tienes que trabajar con varias capas tanto de cojines, con diferentes medidas y formas, como con el uso de mantas para conseguir este efecto. Esto puede marcar la diferencia, tanto para la impresión visual como para la experiencia de meterte en una cama tan generosa.

Es imprescindible invertir en edredones, almohadas y en general en ropa de cama de buena calidad. El resultado visual dependerá en gran parte de esto, de la misma manera que afectará en la sensación del descanso. 

“No sirve de nada poner un colchón transpirable de gran calidad si luego compras unas sábanas de poliéster”

Con_sejo; procura utilizar elementos de buena calidad y que sean mullidos

En conclusión

Es importante remarcar la idea de tener un buen dormitorio que te identifique y forme parte de tu espacio favorito, donde aislarte y desconectar de todo y de todos.

Hay que decorarlo con mimo y cuidar todos los detalles hasta crear una atmósfera a tu medida en la que sentirte plenamente a gusto.

¿Y ahora sabes ya cómo conseguir un dormitorio de revista?